Beneficios económicos y ambientales de prolongar la vida útil de los productos

18/06/2020

El estudio “Evaluación ambiental y económica de la prolongación de la vida útil de los aparatos eléctricos y electrónicos a escala doméstica”, publicado por la Agencia de transición ecológica francesa ( ADEME de ahora en adelante), es el tercero de una serie de informes que reflexionan sobre la ampliación de la vida útil de productos del hogar, muchos de ellos aparatos eléctricos y electrónicos:

Evaluación económica de la prolongación de la vida útil de los bienes de consumo y equipos

Modelización ambiental y evaluación de bienes de consumo y de equipamientos 

También cabe destacar que la ADEME tiene una base de datos denominada IMPACTS®, un inventario oficial para el programa francés de información ambiental de productos de gran consumo, que es complementaria a los referentes sectoriales de etiquetado e información.

Tras la promulgación de la Ley n° 2010-105 relativa a la lucha contra el despilfarro y la Economía Circular, mediante el artículo 15 se creó un sistema voluntario de información por el que las empresas informan sobre las características ambientales y criterios sociales de un bien, un servicio o una categoría de bienes o servicios basados principalmente en el Análisis del Ciclo de Vida. Para ello se realizará una prueba durante 18 meses –desde febrero de 2020 hasta finales de agosto de 2021– para constatar su viabilidad y evaluar el impacto socioeconómico de este tipo de sistemas de información.

En esta línea, en su artículo 16 dispone que “los productores, importadores, distribuidores u otros comercializadores de equipos eléctricos y electrónicos deberán comunicar gratuitamente a los vendedores de sus productos, así como a cualquier persona que lo solicite, el índice de reparabilidad del equipo, así como los parámetros utilizados para establecerlo; este índice tiene como objetivo informar al consumidor sobre la capacidad de reparar el producto en cuestión.

A partir del 1 de enero de 2024, los productores o importadores de ciertos productos comunicarán a los vendedores y a cualquier persona que lo solicite, de forma gratuita, el índice de durabilidad de estos productos y los parámetros utilizados para establecerlo; este índice incluye nuevos criterios como la fiabilidad y robustez del producto;

Un decreto fijará la lista de los productos y equipos en cuestión, así como los métodos de su aplicación (art. 16)”.

Volviendo al estudio “Evaluación ambiental y económica de la prolongación de la vida útil de los aparatos eléctricos y electrónico a escala doméstica”, el mismo tiene como objetivo estudiar 11 aparatos eléctricos y electrónicos para:

Calcular y analizar el impacto ambiental y los beneficios (en todo su ciclo de vida) del uso prolongado mediante el indicador de cambio climático.

Calcular y analizar los beneficios económicos derivados de la prolongación de la vida útil del equipo que se está considerando.

Destacar las figuras y mensajes clave para concienciar al público en general sobre la prolongación de la vida útil de los productos.

Considerando la vida útil total de los 11 equipos eléctricos y electrodomésticos, se observa que, al prolongar la vida útil total de un equipo, se pueden observar los siguientes beneficios, durante un período de 3 años, que en un hogar se podrían alcanzar:

Ahorro (en €/duración prolongación)

Ahorro ambiental (en kg CO2-eq /duración de prolongación)

Categoría de productos

Alargar 1 año

Alargar 2 años

Alargar 3 años

Alargamiento de 1 año

Alargamiento de 2 años

Alargamiento de 3 años

Televisor

54

94

135

41

82

124

Ordenador portátil

118

229

341

22

43

65

Smartphone

100

195

290

8

16

24

Impresora

22

38

53

14

28

42

Lavadora

28

47

66

19

41

62

Nevera

50

78

106

17

34

51

Lavavajillas

25

40

56

16

32

48

Secadora

23

36

50

7

13

20

Horno

40

70

100

7

14

21

Aspirador

28

50

71

5

10

14

Microondas

18

27

36

6

13

19


Si dichas prolongaciones se extienden a 10 años:

el ahorro sería de entre 962 y 1.995 euros;

se evitaría la emisión de entre 219 y 528 Kg de CO2-eq.

El estudio concluye que la prolongación de la vida útil total de los aparatos domésticos siempre genera un beneficio, tanto económico para el consumidor como a nivel ambiental.

En cuanto a los beneficios económicos se constata que:

La sustitución del equipo después de la “obsolescencia percibida”* es siempre económicamente desventajosa para el consumidor.

*La obsolescencia percibida o cultural consiste en abandonar bienes o equipos cuando aún funcionan con el fin de satisfacer necesidades de cambio, fenómenos de moda o de innovación. También puede llevar a un fenómeno de acumulación, muy visible para los productos textiles.

Para la mayoría de los equipos estudiados, hay un interés económico para el consumidor en ampliar la vida útil después de una avería.

La ventaja o desventaja económica de sustituir el equipo después de una avería depende en gran medida del coste de la reparación, del momento en que ocurre la avería o de la obsolescencia percibida, así como el precio de compra del equipo de sustitución.

Cabe destacar algunas de las definiciones utilizadas en el estudio:

La duración de uso corresponde al tiempo mediante el cual un bien ha sido utilizado, es decir, en estado de funcionamiento o listo para su uso por un determinado consumidor/hogar.

La duración de uso total es la suma de las duraciones de uso.

La prolongación de la duración del uso de un producto o de un equipo corresponde al hecho de aumentar su tiempo total de uso por su titular (o por otros titulares). Esta prolongación puede ser fruto de un buen mantenimiento del producto, su reparación, su reempleo, su conservación lejos de los efectos de la moda o de la innovación o de una concepción más robusta de los mismos.

La reparación corresponde a la acción de volver a poner a punto un producto dañado o averiado.

PERSPECTIVAS SOBRE LA PROLONGACIÓN DE LA VIDA ÚTIL DE LOS PRODUCTOS EN ESPAÑA

En el Anteproyecto de Ley de Residuos y Suelos Contaminados, actualmente en fase de información pública hasta el 3 de julio, en su artículo 18 sobre “Medidas de Prevención”, podemos encontrar los siguientes apartados que tratan directa o indirectamente cuestiones relativas a la prolongación de la vida útil de los productos:

a) Promover y apoyar los modelos de producción y de consumo sostenibles.

b) Fomentar el diseño, la fabricación y el uso de productos que sean eficientes en el uso de recursos, duraderos (también en términos de vida útil y ausencia de obsolescencia programada), reparables, reutilizables y actualizables.

c) Identificar los productos que contengan materias primas críticas, a fin de prevenir que éstas se conviertan en residuos.

d) Fomentar la reutilización de los productos y la implantación de sistemas que promuevan actividades de reparación y reutilización y en particular para los aparatos eléctricos y electrónicos, textiles y muebles, envases y materiales y productos de construcción.

e) Fomentar, cuando sea adecuado y sin perjuicio de los derechos de propiedad intelectual e industrial, la disponibilidad de piezas de repuesto, manuales de instrucciones, información técnica u otros instrumentos, equipos o programas informáticos que permitan reparar y reutilizar productos sin poner en peligro su calidad y seguridad.

Por otro lado, la Estrategia Española de Economía Circular recientemente aprobada por el MITECO, los compromisos respecto a la durabilidad de los bienes se recogen en:

El reto de introducir la economía circular en la economía española cuando señala:

“siendo muy importantes y necesarias las iniciativas centradas en la fase del final del ciclo productivo, la economía circular pretende concentrar los esfuerzos en el inicio de la cadena: en la fase de diseño para lograr la durabilidad del producto combatiendo la obsolescencia programada e impulsando la servitización, su reutilización, reforma, reciclado y reprocesamiento de los componentes. De este modo, la fase de final de ciclo irá requiriendo menos esfuerzos de gestión conforme la economía se vaya “circularizando”. (p.19)

La orientación estratégica 2: Ciclo de vida de los productos: Implantar un enfoque de ciclo de vida para los productos, con la incorporación de criterios de ecodiseño, reduciendo la introducción de sustancias nocivas en su fabricación, facilitando la reparabilidad de los bienes producidos y su reutilización, prolongando su vida útil y posibilitando su valorización al final de ésta, en definitiva, manteniendo el valor de los productos, materiales y recursos en la economía el mayor tiempo posible. Esta orientación estratégica puede sostenerse por otras orientaciones estratégicas, pero especialmente la 6: Consumo sostenible; 7: Sensibilización, comunicación; 10: indicadores. (p.27)

Además de los objetivos de reducción de residuos, cabe destacar, en la línea de aumentar la durabilidad de los productos, el objetivo de “Incrementar la reutilización y preparación para la reutilización hasta llegar al 10 % de los residuos municipales generados” (p.28).

También se alude a la durabilidad haciendo referencia al Pacto Verde Europeo y nuevo Plan de Acción de Economía Circular para una Europa más limpia y competitiva como uno de sus objetivos (p.13) o aludiendo al Plan de Acción de la Economía Circular de la Comisión  que propone el desarrollo de normativa europea para una Política Marco de Productos Sostenibles (p.35) en el apartado de Sectores de Bienes de Consumo en donde también se hace referencia al Centro Europeo de Normalización que también trabaja en normas donde la durabilidad es objeto de estudio.

Sin embargo, en ninguno de los dos documentos vemos medidas normativas para hacer efectiva la prolongación de la vida útil de los productos. No se proporcionan herramientas como las descritas por la ADEME para desarrollar criterios para prolongar la vida útil de los productos y servicios, ni tampoco para proporcionar información a los consumidores por parte de las empresas que introducen un producto o servicio en el mercado.


Fuente: Residuos Profesional 

Más noticias en Noticias

» El diseño de las medallas de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020

» Experto en Basilea presenta los cambios por venir

» "Rápidos y furiosos": los incendios provocados por baterías de ion-litio

» Beneficios del reacondicionamiento de celulares en desuso

» Hay 700 millones de teléfonos en desuso en la Union Europea: ¿una bomba o una oportunidad?