Un incendio arrasa una fábrica de reciclaje de materiales electrónicos en España

Un incendio arrasa una fábrica de reciclaje de materiales electrónicos en España

Un incendio fue originado a primera hora de este domingo en una nave industrial en el polígono industrial de Villa Adela, en una localidad española.

Las llamas se originaron en torno a las nueve de la mañana en la nave de la empresa Reciclalia, perteneciente al Grupo empresarial Fundosa de la Fundación Once y dedicada al tratamiento de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos.

A pesar de que sólo ha sido afectada una parte de la nave de 4.000 metros cuadrados, el fuego originado a consecuencia de la quema de aparatos eléctricos en una zona de almacenaje, ha desencadenado en poco tiempo llamas de hasta cinco metros de altura, además de una intensa y negra humareda.

Fuego "controlado"

Hasta el lugar de los hechos se desplazaron varios voluntarios del servicio de Protección Civil de La Bañeza con un camión autobomba tras recibir el aviso a, solicitando minutos después la colaboración de los Bomberos de León debido a la ferocidad del fuego y sobre todo al espeso humo.

Tras algo más de dos horas de intervención por parte de ambos efectivos el fuego “se considera controlado”, según asegura la concejala de Medio Ambiente y encargada del servicio de Bomberos, Piedad del Río, presente en la zona.

“Puede que queden algunos focos, pero a simple vista y según las informaciones que nos llegan está prácticamente controlado”, puntualiza la edil.

Tras la rápida intervención de los bomberos de León y de los voluntarios de Protección Civil del Ayuntamiento de la Bañeza, el intenso humo ha ido desapareciendo dando lugar a un humo más blanco que evidencia que la situación está controlada.

Actualmente trabajan en la empresa Reciclalia unas 60 personas y aunque el incendio no ha causado ningún herido, los daños materiales son considerables, a falta del informe final que determine las causas del fuego y sus consecuencias. En el lugar de los hechos continúan numerosos efectivos de la Policía local y de la Guardia Civil, además de vecinos y representantes municipales.

 

FUENTE: El Norte de Castilla